Señales para saber si un perro está enojado

  • El lenguaje corporal es la única forma en la que se conoce a una mascota.

Sin dudas, los perros se enojan con sus dueños. Porque los dejan mucho tiempo solos o porque no les permiten entrar a la casa, por ejemplo. Qué signos muestran que el perro está enojado.

Un perro no va a discutir con su dueño, que también es su familia. No va a golpear la puerta como un adolescente, ni gritar su disconformidad, pero sí va a expresar claramente que está enojado.

Según los especialistas, qué señales hacen darse cuenta que el perro se enojó y cómo compensarlo.

Un perro enojado: qué señales da

La expresión de su cara. Cuando las orejas del perro cuelguen hacia atrás, con la cabeza baja, la boca cerrada y los labios apretados puede significar enojo.

Se lame los labios. Claro que esto lo hacen cuando ven comida cerca. Pero si se lamen repetidamente los labios y no están viendo algo que quieran comer, es un signo de que están enojados o angustiados.

Se niega a sentarse y quedarse quieto. Cuando se le da la orden de sentarse o de quedarse en el lugar o de no molestar a los otros y no responde – cuando sí suele hacerlo -, significa que está molesto por algo del entorno.

Cómo evitar que los pedros se enojen. Foto ilustración Shutterstock.
Cómo evitar que los pedros se enojen. Foto ilustración Shutterstock.

Está muy rígido. Los veterinarios afirman que cuando un perro está muy enojado, furioso, pone su cuerpo rígido, duro e inmóvil. Si se combina con orejas aplastadas y ojos grandes y alarmados es mejor alejarse y alejar a los niños de la familia porque puede ser una situación peligrosa.

Esconde la cola. Esto se ve más que nada en los cachorros. Se ponen de cuclillas con la cola metida entre sus patas cuando están a la defensiva.

Se esconde. La mayoría de las personas asocian esconderse con miedo y, aunque eso puede ser cierto, en los perros el miedo también está muy relacionado con la ira y el enojo.

Gruñe o gime. Esto es bastante claro. Cuando un perro gruñe significa que está incómodo o molesto. Y en general lo usa como una advertencia de que se va a enojar aún más. En el caso del gemido, similar al de un bebé que tampoco puede hablar, implica que está irritado, triste o que le duele algo.

Qué aspectos del perror observar para saber si está enojado. Foto ilustrativa: Pexels.
Qué aspectos del perror observar para saber si está enojado. Foto ilustrativa: Pexels.

Hace pis en los zapatos de sus dueños. En general esto sucede no en los zapatos o en la ropa de cualquier persona de la familia, sino en la de quien el animal reconoce como su “amo”. Los veterinarios afirman que esto lo hacen porque los perros pueden ser muy rencorosos y si están enojados, “vengarse”.

Cómo revertir el enojo de un perro

Una forma es acercarse despacio, acariciarlo, jugar un rato con él. También, es necesario prestarle atención y cambiar la situación que está viviendo. Por ejemplo, un perro puede enojarse si está fuera de la casa porque hace demasiado frío o porque hay algún animal ajeno que le da miedo.

También, suele pasar que el perro se estrese si lo toca o lo abraza un desconocido. Es importante detectar esto y explicarles a los demás que quizás el animal no sea muy proclive a que lo toquen personas ajenas a la familia.

Todos los especialistas coinciden en que los perros son criaturas emocionales y si se tiene una mascota, no hay que desestimar lo que siente.