5.3 C
Argentina
sábado, mayo 25, 2024

El PSG de Kylian Mbappé, otra vez sin Champions: Borussia Dortmund lo eliminó en París y jugará la final en Wembley

De la Categoría

Los dirigidos por Luis Enrique volvieron a perder 1-0, mismo resultado que habían sufrido en Alemania.

El conjunto alemán jugará su segunda final por la Orejona, después de la de 2012/13.

El otro finalista saldrá entre Real Madrid y Bayern Múnich, que juegan este miércoles.

Así como hay equipos, como Real Madrid, que parecen estar angelados por una mística que los empuja siempre a protagonizar -y muchas veces ganar- la Champions League, a Paris Saint-Germain no se le abre el camino hacia la Orejona ni cuando lo merece.

La obsesión por alzarla ya pasó a vestirse de karma para el conjunto parisino que hizo todo lo que estuvo a su alcance en la noche del martes en el Parque de los Príncipes menos los goles y volvió a perder por 1-0 ante un Borussia Dortmund que se refugió en su arquero y en los palos para sostener el triunfo que lo depositó en la gran final del 1 de junio en Wembley.

La foto es la de un nuevo y doloroso fracaso deportivo para PSG, que encima ahora transita el epílogo de una era. Ya sin Lionel Messi y sin Neymar y con un Kylian Mbappé que podría estar viviendo sus últimos partidos en el club francés. No hay caso. Esta vez quedó eliminado en la semifinal por el equipo que ocupa el quinto puesto en la Bundesliga.

La impotencia de los franceses se magnificó porque esta vez verdaderamente mereció otro desenlace. Clavó cuatro tiros en los postes en la revancha, que sumados a los dos que había estrellado en el primer duelo de la serie contabilizó en total seis remates salvados por los parantes de un arco que no se le abrió nunca al PSG.

Foto: Anne-Christine POUJOULAT / AFPFoto: Anne-Christine POUJOULAT / AFP

Luis Enrique cambió para este cruce: metió al portugués Goncalo Ramos y corrió a Mbappé a la izquierda. De todos modos, no logró inquietar por allí tampoco la figura de la selección, ante la mirada de Didier Deschamps desde un palco. Mbappé siempre intentó, pero no prosperó. Fue bien contenido por la defensa alemana tanto por afuera como cuando se volcó por el centro. Y con la estrella anulada, todo fue más complejo para el local.

Fue un monólogo parisino, aunque entre la falta de puntería, los palos y el arquero Gregor Kobel todo ese dominio no se tradujo al resultado.

Los millones pueden comprar figuras, pero no compran goles. Y PSG se despidió una vez más de su máximo sueño.

spot_img
spot_img

Últimas Noticias