Efecto make up: trucos para celebrar

  • Nada mejor que el maquillaje para potenciar rasgos y disimular defectos a la hora de producirse para una fiesta.

En la temporada de celebraciones, un buen make up puede ser salvador y convertirse en protagonista.

“Para lograr que el maquillaje potencie nuestra belleza, me parece fundamental reconocernos, para luego poder resaltar aquellas facciones que nos hacen sentir únicas e irrepetibles. Apuntar a nuestra belleza personal y no seguir patrones establecidos”, explica Verónica Mendoza, maquilladora oficial de Natura. Ese debería ser siempre el punto de partida de cualquier look.

Los cosméticos no hacen magia, por eso es importante preparar la piel. “Es el paso más importante antes de comenzar el maquillaje. Limpiar, tonificar e hidratar”, enumera Mendoza. Entonces, minutos antes de comenzar con el maquillaje, conviene aplicar una crema humectante o algún primer para que la base resista toda la noche.

“Hidratar la piel es clave para maquillarse, para que todo lo que se coloque arriba no quede seco, pero tampoco oleoso. Es fundamental combinar estos productos para que el acabado sea prolijo”, detalla la maquilladora Regina Kuligovski, quien acaba de ganar el Martín Fierro de la Moda por su trayectoria en el mundo de la belleza.

Para Tomasso Giumbini, maquillador oficial de Pupa Milano, esto es imprescindible. “Sin dudas, hoy la tendencia es unificar el make up junto al skincare, para corregir la piel sin cubrirla demasiado.”

Elegir la base

Cuando las altas temperaturas y la humedad apremian, cubrir las imperfecciones del rostro es un desafío. “Hay que elegir cuidadosamente la base y los correctores, teniendo en cuenta el tipo de piel, la zona y la edad de las personas”, advierte Kuligovski. En el caso del cutis oleoso, es recomendable usar una base libre de aceite y no optar por productos con mucho brillo. En cuanto al color, se debe elegir el que se funda con el tono de la piel. “Muchas veces, por buscar un bronceado, se comete el error de utilizar tonos más oscuros, logrando que el efecto no se vea natural. Lo que recomiendo en esos casos es utilizar un tono de base acorde a la piel y con un rubor o polvo compacto en tonos tierra mate, para generar el efecto de bronceado, acentuando pómulos, zona frontal y mentón”, explica Daiana González, National Make Up Artist de MAC Cosmetics.

A brillar

Las fiestas son sinónimo de brillo, no hay dudas de esto. “Esta temporada la tendencia es vestir el rostro con perlas y con destellos brillantes, pero sin remarcar imperfecciones en las líneas de expresión”, asegura Giumbini. Si la idea es sumar glitter y que no sea sobrecargado, la clave es colocarlo de forma estratégica: solo en el párpado móvil, en lugar de cubrirlo todo. Para quienes no se animan a tanto, otra opción es sumar algo de brillo metálico como un tono oro, plata o bronce en los párpados, con apenas un poco de sombra.

Los delineadores líquidos o en gel son ideales para esta época porque no se corren. No sólo en negro, sino coloridos y brillantes (metalizados, con destellos de cristales o glitter). Un buen delineado puede resaltar el maquillaje, siempre que esté bien hecho. “Lo que siempre recomiendo es hacernos el delineado con el ojo abierto y mirando al frente. Trazar primero la línea que formará la ‘colita’ y luego unirla con la línea superior, que recorrerá las pestañas superiores. De esta forma el delineado será el ideal para el formato de tus ojos. Lo que nunca hay que hacer es estirar el párpado”, reconoce González.

Labios protagonistas

Son la clave para un maquillaje festivo. El clásico y atemporal rojo es perfecto para la Navidad, ya que realza cualquier estilismo, aporta elegancia y es un básico que nunca falla. En todas sus variantes, en mate o con brillo y volumen, es otro de los clásicos de cada temporada. “Para que dure toda la noche, hay que aplicar un primer específico para esa zona. La piel de los labios necesita hidratación antes de ser maquillada, al igual que la del rostro. De esta manera el labial podrá ser aplicado perfectamente viéndose parejo y pigmentado”, aconseja González.

Para que el look no quede recargado, si se elige rojo en los labios, alcanzará con un buen delineado y  abundante máscara de pestañas, en negro.

Para quienes el rojo les parece demasiado, los tonos rosados o los bálsamos con brillo son otras opciones que se llevan bien con los tonos nude y los neutros.

Para finalizar, es importante fijar el maquillaje. Teniendo en cuenta el calor de las noches de verano, hay que cuidar que el maquillaje no se vaya corriendo con el pasar de las horas. Para Mendoza hay un producto clave: “Una aliada para evitar esto es la bruma fijadora, que tiene tecnología que aumenta la duración del maquillaje, dejando la piel fresca, sin sensación de grasitud o pegajosidad”.

Solo hay que aplicar el spray o bruma sobre el rostro y dejar secar durante unos segundos. Con este simple paso, se prolonga la duración de los cosméticos y el make up estará impecable toda la noche.