16.4 C
Argentina
lunes, julio 15, 2024

Después del drama, Hungría logró una victoria de película frente a Escocia y sueña con pasar de ronda en la Eurocopa

De la Categoría

Barnabás Vargas fue sacado inconsciente del campo tras un choque con el arquero escocés.

El árbitro Tello dio 10 minutos de adición.

Cuando se jugaba el último del suplementario, los húngaros ganaron el partido con una contra soñada.

Después de la conmoción por el accidente de Barnabás Varga en el minuto 74 del partido entre Hungría y Escocia, la pelota volvió a rodar y, tras la preocupación que los sacó del partido, el delantero húngaro Kevin Csoboth marcó en el minuto 10 de tiempo adicionado que dio el argentino Facundo Tello para darle a su país los tres puntos y meterlo en la tercera posición del grupo A con la esperanza de pasar a la siguiente ronda de la Eurocopa.

Hungría no lo fue a buscar hasta que no le quedó otra. Después de un remate al palo, se dio cuenta que podía ir en busca de ese triunfo indispensable, de película, aunque todo había sido empañado tras el choque que provocó que Barnabás Varga fuera retirado del campo, entre lonas, a la espera de su diagnóstico.

La imagen del futbolista en el suelo, inconsciente, desató la alerta sobre el campo en el minuto 68. Sus compañeros se dieron rápidamente cuenta, reclamaron las asistencias, giraron el cuerpo de su compañero para facilitar su respiración y fue atendido sobre el césped durante unos minutos, cubierto el lugar con unas lonas que recordaron tragedias anteriores, como aquel drama de Christian Eriksen en 2021 cuando se desvaneció sobre el terreno.

A los 70 minutos, el arquero Gunn chocó a Varga y el futbolista húngaro debió ser reemplazado por el duro golpe.

Finalmente, el delantero fue evacuado del campo en camilla, entre los aplausos del público, tras la revisión de un penalti que el árbitro no concedió. El encuentro continuó. Quizá la mejor señal de que el estado del atacante no era tan comprometido como para detener definitivamente el choque. En cualquier caso, fue reemplazado. Minutos después del final del encuentro, su federación informó de su “estado estable” en un hospital de Stuttgart.

Su equipo ganó de pronto. No había hecho méritos hasta el tramo final, hasta que se lanzó a por la victoria. Hasta entonces jugó en el cansino ritmo del empate. Es su primer triunfo en los últimos nueve partidos de la fase final de la Eurocopa. No ganaba en esta competición desde el 14 de junio de 2016. Tres victorias en toda su historia.

Escocia es pura lucha. Un equipo que va al contacto, salta cada balón, pugna como si fuera la última pelota, la más decisiva del encuentro, en cada lance, pero se queda ahí. En una sucesión de esfuerzos físicos a los que les falta fútbol, criterio, técnica, imaginación y, sobre todo, lo más difícil del fútbol: la precisión que exige cualquier rival, más aún en la Eurocopa.

Hungría tampoco es mucho más. Igual que Escocia va al límite. La fricción fue constante. Las caídas, los golpes, los jugadores por los suelos, resumieron un primer tiempo de poco nivel, sin apenas ocasiones, salvo porque la diferencia es Dominik Szoboszlai, el mejor jugador de todos los que había sobre el campo, la única posibilidad de alterar el desatino sobre el césped, de cambiar el rumbo de un duelo que se movía en la nada. Y necesitaban ganar.

Entre tanta obligación, entre tales circunstancias, los dos equipos quedaron en evidencia. Su capacidad ofensiva, sobre todo, más que el arrojo. Fue un problema de técnica, no de ímpetu o de ganas. Salvo para Szoboszlai. Le faltó constancia. Cuando intervino, fue todo diferente, como en un centro de falta que cabeceó Orban al larguero. Lo único reseñable, probablemente en posición ilegal de haber sido gol, de todo el primer tiempo. Nada más.

También Sallai colaboró con Szoboszlai en cambiar el partido, cada vez más presente en campo contrario en la segunda parte, sin una sola respuesta convincente más allá de su terreno de Escocia, que corre y pugna mucho, pero juega muy poco. No necesitó mucho para salir un par de veces a la contra y animar el duelo de nuevo en el segundo tiempo.

Nada del otro mundo, nada inquietante para Gulacsi, cuya Hungría sí lanzó la ofensiva en el tramo final, ya en el tiempo añadido cuando exigió dos paradas de Gunn y remató un balón al poste, demostrando que podía haber jugado mucho más mucho antes, aunque aún le alcanzó para ganar en el contragolpe vencedor de Csoboth, que la hizo tercera de grupo entre la preocupación por Varga

spot_img
spot_img

Últimas Noticias

Noticias de todos Lados