5.3 C
Argentina
sábado, mayo 25, 2024

4 frases que los abuelos deben dejar de decirles a sus nietos

De la Categoría

Por qué quedaron “fuera de época” y es mejor cambiarlas.

Abuelo, abuela: esto es lo que debés dejar de decirles a tus nietos.

Límites, alimentación y pantallas suelen ser los ejes de los principales conflictos que cruzan a abuelos y padres, con los nietos en medio. Allí es donde aparecen las mentiras, los secretos y los malentendidos. Existen frases que -quizás por costumbre- abuelos y abuelas pueden tener entre sus comentarios o recursos habituales, pero con el prisma de hoy pueden haber quedado fuera de época o poner en un lugar incómodo a niños y niñas, y quizás también a sus padres y madres.

Sofía Lewicki, psicóloga perinatal y especialista en crianza, comentó con Clarín algunos de los comentarios más habituales.

1 – “En la casa de los abuelos, todo está permitido”

Permitirles comer más golosinas de lo habitual o disfrutar más tiempo de dibujos animados: la idea de permisividad total asociada a los abuelos aún está vigente.

La psicóloga aclara que si bien los abuelos no necesariamente deben actuar de la misma manera que los padres, es fundamental respetar los límites y valores principales para mantener coherencia entre los adultos y brindar armonía y seguridad a los niños.

Y destacó que “la abuelidad no debe convertirse en un manual de lo que se puede y no hacer; debe poder hablarlo con los mapadres”, mientras resaltó la cuestión de las diferencias generacionales que hay que entender y contemplar.

"La abuelidad no debe convertirse en un manual de lo que se puede y no hacer; debe poder hablarlo con los mapadres”, dijo Sofía Lewicki. Foto: ilustración Shutterstock.“La abuelidad no debe convertirse en un manual de lo que se puede y no hacer; debe poder hablarlo con los mapadres”, dijo Sofía Lewicki. Foto: ilustración Shutterstock.

2 – “Tu mamá no quiere”

La otra frase típica que suelen repetir los abuelos es “tu mamá/ papá no quiere”: no quiere que comas galletitas, que te acuestes tarde, que juegues videojuegos… Funciona como un argumento rápido para sostener una decisión sin someterla a discusión.

Como cuidadores de los niños es importante poder hacerse cargo de esos límites y sostener la decisión a través de explicaciones sobre el hecho en cuestión, y no por un lineamiento inapelable.

Sin embargo, la psicóloga destacó la importancia del diálogo y la confianza, ya que pueden existir múltiples factores por los que en un momento determinado los abuelos o abuelas (o la persona que esté a cargo del cuidado de los niños) pueda decidir “transgredir” esa regla por alguna razón, por ejemplo, porque está cansada y necesita que los chicos vean un rato de tele para eso.

Es clave “generar acuerdos entre lo que nosotros esperamos y lo que los abuelos pueden y quieren. También es importante que los abuelos puedan hablar y manifestar sus necesidades: ‘estoy muy cansada’, ‘hoy me gustaría hacer otro plan’, ‘la verdad es que no sé como ponerle un límite, necesito que me ayudes’. Es decir, poner sobre la mesa cuáles son las dificultades”.

3 – “Si me das un beso, te doy un caramelo”

Condicionar un regalo o un premio a un beso o un abrazo al estilo de “si me das un beso, te doy un caramelo” es otra práctica fuera de época. “Premios y castigos” de este tipo transmiten a los chicos y chicas no sólo que siempre debe hacer caso a lo que le digan, sino que no puede decidir sobre su propio cuerpo.

Por eso, cuando los chicos se niegan, por ejemplo, a saludar con un beso, se recomienda no obligarlos, ya que se trata de su intimidad. Respetarlos, respetar sus decisiones y no ponerles etiquetas los ayudará en su crecimiento.

4 – “Es nuestro pequeño secreto”

Animar a los nietos (y a cualquier niño) a ocultar cualquier tipo de información a sus padres no sólo resulta confuso para ellos, sino perjudicial, ya que introduce las mentiras en su vida cotidiana. Frases del estilo “es nuestro pequeño secreto”, “no tenés que contárselo a mamá y papá” o “que no se enteren” son ejemplos de esto.

“Este tipo de secretos es sumamente nocivo para el niño por varias razones: principalmente, naturalizar los secretos entre adultos y niños puede ser un factor de riesgo para su seguridad o bienestar, frente a cualquier tipo de abuso, tanto físico como emocional”, comentó la autora de Tan mal sí salimos. Cómo dejar de educar para empezar a criar (Planeta) a Clarín.

“Puede parecer exagerado, pero si los cuidadores principales fomentan los secretos, los niños aprenden que esto es natural; y esto puede llevar a que los niños sean expuestos a encubrir cualquier tipo de conducta abusiva por parte de los adultos, generando ansiedad, estrés y sentimientos de culpa. Los niños no tienen que estar preocupados por sostener un secreto que ha fomentado un adulto”.

Y Sofía (@soymamaypsicologa) resaltó sobre los secretos: “Por más que lo ideal y lo más sano sea no fomentarlos, lo cierto es que es una práctica muy extendida e instaurada. Por eso es muy importante que los cuidadores principales trabajen con los niños (desde que son bebés) en sostener un vínculo de confianza, libre de amenazas y castigos, basado en el respeto por sí mismo y por el otro, por su cuerpo y por su ser todo. Fomentar un vínculo de diálogo y confianza con nuestros hijos es uno de los mejores regalos que les y nos podemos hacer”.

Eso sí, para evitar malinterpretaciones, la psicóloga destacó: “No estamos diciendo que los abuelos tienen que hacer las cosas exactamente de la misma forma que los padres, ya que cada uno tendrá su estilo. Pero los límites y los valores principales deben respetarse para generar coherencia por parte de los adultos, y armonía y seguridad en los niños”.

"Los abuelos deben ocupar el rol de abuelos, que no tiene que ver con la crianza, sino con un apoyo de los propios padres", dijo Deborah Bellota. Foto: ilustración Shutterstock.“Los abuelos deben ocupar el rol de abuelos, que no tiene que ver con la crianza, sino con un apoyo de los propios padres”, dijo Deborah Bellota. Foto: ilustración Shutterstock.

El diálogo, la clave

Consultada por los conflictos entre padres y abuelos, la psicóloga especialista en crianza Deborah Bellota comentó que “cuando somos padres por primera vez se nos reedita nuestra propia infancia. En mi rol de madre me surgen recuerdos, afectos o emociones sobre cómo fui criada por mi mamá y también en mi propio rol de madre me surgen recuerdos y emociones que están ligados a cómo mi mamá me trataba a mí cuando yo era pequeña”, explicó.

Y agregó: “El modo en que voy a criar lo evalúo, investigo y defino junto con mi pareja, junto con el papá o la mamá de nuestros hijos. Los abuelos deben ocupar el rol de abuelos, que no tiene que ver con la crianza, sino con un apoyo de los propios padres”.

Seguí leyendo cuáles son los conflictos entre padres y abuelos que te conviene evitar para fortalecer el vínculo con tus nietos.

spot_img
spot_img

Últimas Noticias